Blogia
Redes Universitarias

Los créditos educativos quebrantan la educación superior

Los créditos educativos quebrantan la educación superior

Los créditos educativos quebrantan la educación superior

Carlos Reyes, Campus Milenio, Jueves 26 de enero de 2012

Los créditos educativos para costear estudios en la educación superior privada dejan mal paradas a las universidades públicas del país. Frente al apoyo presupuestal limitado y a cuenta gotas que reciben año con año, la medida presidencial anunciada hace unos días deja en claro hacia dónde van las prioridades de las políticas educativas.

Para los rectores, es claro que la medida anunciada por el Presidente Felipe Calderón debe ser atendida con mucha cautela y reservas. Es un hecho que va a contracorriente del apoyo a la educación superior pública que tanto han demandado en los últimos años.

No muchos se atreven a cuestionar aún el Programa Nacional de Financiamiento a la Educación Superior, pero desde ahora, quienes han levantado la voz, advierten que se trata de una decisión con beneficios muy acotados.

Ni la cobertura, ni la equidad, ni la permanencia o mucho menos la eficiencia terminal en el sistema de educación superior se van a ver beneficiadas sobremanera. Explican los rectores que no es un programa que vaya a impactar de manera positiva en los indicadores.

De nuevo, comentan, la educación superior pública queda en segundo término, aunque en sus aulas se desarrolle la mayor parte de la investigación, se encuentre el grueso de los científicos y se tenga al mayor número de alumnos.

Una medida que a todas luces, señalan, que va en detrimento de esas mismas instituciones que se han esforzado en impulsar la calidad e implementar mecanismo de rendición de cuentas para un mejor uso de los recursos públicos.

Por ello, el Programa tiene que ser revisado a fondo, o incluso reorientar la inversión que se anunció para el mismo. Incluso, dicen algunos de los entrevistados, las reglas de operación de ese fondo tienen que ser muy clara y precisa para evitar que sea empleado solamente como una estratagema en tiempos electorales.

Con las limitaciones del caso

Para Enrique Fernández Fassnacht, rector general de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el Programa Nacional de Financiamiento a la Educación Superior no camina al parejo con la prioridad que han defendido las instituciones públicas en los últimos años, la cual tiene que ver con el fortalecimiento de éstas.

La asignación de recursos presupuestales a las universidades públicas del país tiene que ser una de las líneas centrales de la política educativa, no el financiamiento anunciado por el Mandatario.

Si bien es plausible lo que pueda hacerse para mejorar la cobertura del sistema de educación superior; “lo que creo que está mal son las prioridades, primero debe fortalecerse la educación superior pública y luego lo que se pueda hacer a partir de la educación privada”, dice.

Y es que, como lo apunta el rector general de la UAM, con este tipo de programas se confirma que como país no se ha tenido la capacidad de ofrecer educación superior a todos los jóvenes en edad de ir a la universidad.

“Tenemos que fortalecer la educación superior pública, máxime cuando hay instituciones que están haciendo un esfuerzo por crecer y contribuir en una proporción mayor a mejorar la cobertura en este sector y que merecerían un apoyo consistente con esa intención”, comenta.

En ese sentido, el ahora ex rector de la Universidad Autónoma de Morelos, Fernando Bilbao Marcos, plantea que el Programa Nacional de Financiamiento a la Educación Superior no parece ser una propuesta demasiado viable, sobre todo si se toma en cuenta las experiencias que se han tenido en países como Chile y España.

Bilbao Marcos sabe que más allá de beneficiar a aquellos estudiantes que desean incorporarse al sistema de educación superior del país, se corre el riesgo de entrar en un endeudamiento que afecte a cientos de familias.

“Me parece que aquí lo que estamos viendo es que el Gobierno Federal deja de fortalecer a las universidades públicas, a pesar de los esfuerzos que éstas han hecho en los últimos años, y se opta por las instituciones privadas”, sostiene.

A decir del ex rector de la Autónoma de Morelos, esta medida que anunciara el Presidente hace unos días no debe de sorprender demasiado, si se toma en cuenta que a lo largo de esta administración las universidades públicas han tenido que remar contra la corriente para incrementar el apoyo presupuestal.

“Se trata de un asunto de prioridades, cuando se demanda un mayor soporte para la educación superior pública del país, se tienen que escuchar estas demandas porque eso es lo que requiere le país”, explica.

No es la línea adecuada

En concordancia, Raúl Arias Lovillo, rector de la Universidad Veracruzana, apunta que el Programa Nacional de Financiamiento a la Educación Superior, debe leerse como un intento por dar un giro hacia la educación superior privada, en vez de dar todo el respaldo al modelo educativo de las universidades públicas.

“Creo que la del presidente Felipe Calderón no es la mejor alternativa, me parece que es contrario a un verdadero proyecto que logrará apoyar de una vez por todas a la educación pública del país, en México está plenamente demostrado que el mejor proyecto que siempre se ha tenido es la de una educación pública”, explica.

De acuerdo con el rector de la UV, dicho programa no corresponde al trabajo que han hecho las instituciones públicas de educación superior en áreas como la investigación científica, tecnológica y humanística.

“En ese sentido, no comparto el proyecto, a mí me gustaría ver cumplida la palabra del propio Felipe Calderón, comprometida precisamente en el 2006 en Veracruz, pero queda poco tiempo y espero que en el futuro quien sea el próximo presidente de este país apoye decididamente la educación pública en el país”, enfatiza.

Por ello, Fernando Bilbao Marcos insiste en que las universidades públicas, manifestó que han demostrado tener excelencia académica, por lo que los más de mil millones de pesos que se van a invertir en este programa de créditos a la educación superior, debieran ser reorientados.

“Una mejor opción sería que las universidades públicas estatales recibieran mayo apoyo para crecer y puedan invertir aún más en investigación, en mejorara sus planes de estudio, el nivel de sus académicos, en fin, muchas áreas que se tienen que limitar frente a la falta de recursos”, considera.

Seguimiento al programa

Lo que es un hecho, es que el programa de financiamiento anunciado tiende a privatizar la educación y puede ser electorero, dice con todas sus letras el Presidente de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados.

Para el legislador y ex rector de la Universidad de Guadalajara (UdeG), José Trinidad Padilla López, los llamados créditos educativos son una copia "a la mexicana" de otros programas educativos implementados en países como Estados Unidos y Chile, que ayudaron a privatizar el sistema con la ayuda de recursos públicos.

La idea, dice es que se incremente en un 10 por ciento la matrícula en las instituciones participantes y se les apoye frente a la disminución de alumnos que han enfrentado en los años recientes producto de las crisis económica.

"Es una respuesta a la demanda de hace muchos años del sector privado de la educación superior y de cierto sector empresarial, vinculado a ciertos intereses mercantilizadores de un bien público como es la educación, para que haya recursos del Gobierno, recursos públicos que puedan beneficiar y fortalecer el sistema privado educativo", apunta.

Por ello, Padilla López advierte que este programa debe ser visto con muchas reservas y debe seguirse de cerca porque se corre el riesgo de que sea empleado para otros fines que nada tienen que ver con el tema educativo.

"Tengo mis serias reticencias respecto a los posibles usos electorales que se le pueda dar a este programa, así como el otro del año pasado de la exención de pago de las colegiaturas", puntualiza.

El legislador advierte que este programa de financiamiento podría tener los mismos resultados de un plan de beca-crédito que el Conacyt implementó en los 90s, en el que la deuda se fue a fondo perdido porque se volvió impagable.

Apostar por lo público

Frente a este escenario, el rector general de la UAM comenta que el país le tiene que apostar a la ciencia, la tecnología y la innovación. No se va a dar un salto si no se van destinar recursos a esas actividades.

Advirtió que para mejorar el presupuesto para las instituciones de educación superior es necesario impulsar una reforma fiscal integral, y recordó que México es el país que, como porcentaje del Producto Interno Bruto, tiene la menor recaudación fiscal de todas las naciones que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

O incluso, insistir en lo que la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) ha pugnado que son los presupuestos plurianuales para permitir a las instituciones tener certeza de cumplir sus compromisos.

De ahí que el rector de la UV sostenga que, hacia el futuro, deben crearse los mecanismos adecuados para contar con una educación pública de calidad, a la cual se integre la educación privada de calidad.

“A mí parece que en este proceso lo único que hace es fortalecer a los organismos privados que son contrarios a los grandes proyectos nacionales”, comenta.

Y, a diferencia de Padilla López, Arias Lovillo no considera que este programa de créditos vaya a redituar en el escenario electoral y haya sido anunciado sólo con esa intención.

“Díganme qué candidato puede pararse frente al electorado y decir: yo voy a privatizar la educación en México, no sería conveniente; por el contrario, “México necesita replantearse completamente su proyecto educativo, necesitamos formar a nuestros jóvenes para el futuro, para que no podamos repetir la historia tan grave que vive México y eso es con una perspectiva de largo alcance”, añade.

"Yo no discuto eso porque hay universidades privadas muy importantes y de buena calidad como del mismo modo en que las hay muy buenas y malas en la educación pública. Pero lo que tenemos que ver hacia el futuro es que haya una universidad pública fortalecida con una universidad privada de calidad integrada al sistema educativo", finaliza.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres