Blogia
Redes Universitarias

Dos proyectos de futuro en pugna: Peña Nieto en crisis frente a los profesores

Por Pablo Rojas

 

 

La Historia puede impulsarse en varias direcciones posibles, pues para decidir el futuro es difícil que una sola voz tenga la última palabra. Lo que es cierto es que los rumbos históricos son definidos por los distintos actores que emergen sobre el mapa de las disputas sociales. Eso quiere decir que la historia es impulsada por la política, y la política existe en los confrontamientos entre distintas fuerzas que buscan dar una dirección de futuro a los Estados, a las Naciones, a las sociedades.

 

En México, esa visión de futuro ha sido dominada por un minúsculo grupo de corruptos, empresarios y políticos que han impulsado un proyecto neoliberal que busca desmantelar todas las victorias alcanzadas por la sociedad. Y la educación no es una excepción, pues en ese rubro, se han aplicado una enorme cantidad de políticas privatizadoras ordenadas desde el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, para generar un enorme negocio rampante a costa de la sociedad.

 

Es por ello que la reciente Reforma Educativa impulsada por el gobierno priísta de Enrique Peña Nieto y su autoritario secretario de educación, Aurelio Nuño, plantea la desarticulación total de las fuerzas de oposición dentro de la enseñanza pública. Como todos sabemos, esa reforma ha tenido dedicatoria especial hacia los profesores opositores al charrismo sindical del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Esa reforma, como bien se ha venido diciendo, busca controlar a los profesores desde el ámbito laboral.

 

Lejos de intentar hacer un análisis profundo sobre la reforma, lo queimporta aquí decir es que, se busca eliminar todo tipo de disidencia magisterial para lograr imponer la privatización educativa sin ningún problema, desde las altas esferas del Estado.


Hace un momento, se confirmó el asesinato de ocho profesores jóvenes en Nochixtlán, Oaxaca. Este hecho represivo y aterrador nos indica dos cuestiones:

La primera es que el gobierno de Enrique Peña Nieto ha perdido su hegemonía. Cuando se vuelve imposible mantener el consenso y se recurre a la represión, entonces, el poder se ha desnudado, deja de existir la hegemonía y se da lugar simple y llanamente a la dominación, es decir a la fuerza bruta.

 

La segunda cuestión es que asistimos a un momento de crisis en el que se ha desgastado el proyecto histórico del grupo en el poder del Estado, y el cual ante su imposibilidad de hacer política ha respondido con represión y violencia.

Sin duda, este momento de crisis tiene que ser aprovechado, sin embargo, difícilmente se logrará darle la vuelta sin un proyecto que logre articular a las grandes mayorías de la sociedad. La historia nos ha puesto en dos polos, (aunque hayan distintas fuerzas actuando), pero los proyectos históricos de gran calado no se escriben solamente en el papel, sino en la realidad, en la política. Es necesario construir un gran proyecto que agrupe a la mayoría de las fuerzas sociales. Es un momento de crisis, es un momento de oportunidad, de lo contrario, las muertes sucedidas el día de hoy, se convertirán en la práctica recurrente de los grupos de derecha utilizando a sus aparatos represivos.

 

Frente a la violencia, nuestra única salida es la política. Solo a través de esta, podremos posibilitar una nueva dirección para este país y regenerar el tejido social tan mermado hasta ahora.  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres